¿Coaching para Padres?

Sabemos que no existen padres perfectos y que nuestros hijos no traen un manual bajo el brazo cuando nacen, pero,  actualmente existen muchísimas herramientas e información que nos pueden acercar a ser mejores padres.

El Coaching para padres, que no es más que coaching ontológico aplicado en los padres, es una herramienta muy valiosa para convertirnos en esos padres que queremos. En mi preparación como Coach Ontológico, cuando realizábamos las prácticas pude  observar como la mayoría de nuestros quiebres personales, surgen de la manera  como fuimos criados, frases, paradigmas y creencias que nos repetían a diario y sobre todo lo que nuestros padres decían de nosotros. El Coaching ontológico se convirtió en mi filosofía de vida y empecé a tener una auto observación constante de mis palabras, movimientos y pensamientos en la crianza de mi hija mayor. Al lograr grandes pasos y desplazamientos en mi vida, trabajando el perdón y la compasión ante la crianza y heridas que me pudieron causar mis padres conscientes o inconscientemente, quienes estoy segura hicieron lo mejor que pudieron desde lo que sabían. Sin duda la calidad de tiempo, contención, acercamiento, juegos y apego con mi bebe eran más fluidos, amorosos y sin tantas expectativas absurdas de su comportamiento o conductas.     A veces no es cuestión de voluntad, decimos no quiero pegarles más a los niños, ni gritarles, quiero tenerles paciencias, pero si no sanas tus heridas, sueltas creencias que te limitan y enfrentas tus procesos difícilmente podrás dar la crianza respetuosa que tus hijos merecen.

 

A través del coaching tenemos la posibilidad de realizar auto observaciones constantes, mi misión como coach es acompañar a los padres de forma respetuosa a través de una conversación guiada por preguntas y así iniciar  un proceso de indagación, donde el consultante se convertirá en un observador diferente, logrará desafiar juicio, creencias, y podrá decidir tomar acciones distintas. Al surgir un cambio o desplazamiento en los padres inmediatamente verán resultados efectivos en sus hijos, es decir si  los padres están emocionalmente sanos, coherentes y felices, esto se reflejará en sus niños. Cuando te encuentras en encrucijadas, dificultades y tensiones con el comportamiento o conductas de tus hijos, es tu responsabilidad hacerte preguntas e indagar en ti, solo así encontraras respuestas y poco a poco serán los  padres amorosos, compasivos, llenos de paciencia y capaces de guiar, motivar, educar sin violencia y ser el coach de tus propios hijos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.