Huracán Harvey y el valor de la vida.

No sentia miedo, miraba a mi alrededor y veía caras de pánico en el super mercado, imaginaba que eran personas que habían pasado por esto antes, compre algo de comida, pero, nada comparado con los otros carritos, así iniciaron los días en casa, realmente lo que mas temía era quedarme sin luz y me preguntaba que haría con las niñas. Así empezó la travesía y los días de encierro, realmente me sorprendía que no paraba de llover ni un segundo, pero estaba serena y tranquila. Siempre he  compartido la teoría  de no mentirle a los niños, pero  también soy partidaria de dibujarles las cosas lo más positivo posible y lo que no es necesario que sepan mejor no decirlo (esto varia depende a la edad), entonces les dije que  la razón por la cual no salíamos de casa y no había clases, era porque estaba lloviendo mucho y no podíamos salir, sin alarmas, sin miedos, sin explicaciones muy profundas, ellas pasaron días felices, claro, con mamá y papá jugando y entreteniéndolas, inventando juegos, bailes y hasta bañándose en la lluvia, siempre he procurado en momentos difíciles que vean la vida tipo la reconocida película «La vida es bella»

Vengo de una familia con creencias y paradigmas muy alarmistas, las familias latinas solemos sentir más angustia y tenemos patrones de sufrimientos, esas creencias trato de soltarlas y tengo mis técnicas para hacerlo, entonces no sentía miedo, solo repetía mis oraciones y continuaba leyendo o sacándole provecho al encierro. Siempre evito las noticias de toda clase, pero, fue casi inevitable ver las redes sociales y darme cuanta que no todos estaban pasándola tan tranquilos como yo, el desastre se apoderaba de la ciudad, inundaciones y gente cercana a mi fueron evacuados de sus casas, ver el sufrimientos de otros y como debían desprenderse de sus casas, carros y bienes materiales, me hizo reflexionar…Ya una vez lo deje todo (material) para emigrar, si me tocara salir de emergencia que llevaría conmigo? que juguete de las niñas podría llevarme? y que de mis pertenencias tenían mas valor?  de pronto me dije: Eso es apego, y hace años vengo trabajando el apego emocional y material, después de todo, hay tiempo para recuperar todo, mi mamá decía que cuando perdemos algo siempre recuperamos el doble o algo mejor, con el tiempo he comprobado que es cierto. El universo se encargo de limpiar y arrancarle todo de golpe a algunas familias, pero, puede ser una gran oportunidad para valorar lo que realmente tiene sentido «la vida» estar vivos es un regalo que no debemos tomar a la ligera y tomar este huracán como un sacudón en nuestras vidas podria ser un gran comienzo, entonces, empezamos de nuevo? La madre tierra a la cual, tal como leí en estos dias hemos maltratado consciente o inconscientemente, nos esta diciendo que es momento de resetear nuestras vidas, prioridades y expectativas del buen vivir, en todo el sentido de la palabra y poniendo el foco en  lo espiritual . Gracias Tierra, gracias Universo, hoy es un nuevo día y como decían mis abuelos después de la tormenta viene la calma.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.