La llegada de un bebe.

Estoy segura que no hay momento más milagroso para nosotras las mujeres que la llegada de un bebe, un nuevo ser de luz que nos llena de alegría y gozo, nos hace cambiar , madurar e incluso tener   transformación física y emocional,  a pocos días de la llegada de mi segunda hija, reflexiono sobre lo maravilloso que es sentirla en mi vientre, en mi corazón y por supuesto dentro de mí, difícilmente encontraré sensaciones tan maravillosas, y puedo afirmar con toda seguridad que he disfrutado plenamente de esta etapa. Muchos consiguen con asombro que afirme que disfruto el embarazo como nada en este mundo y que me encanta estar embarazada, mi secreto es romper creencias, por ejemplo no me alimento por dos, ni aumento kilos de más, no tengo molestias, ni dolores y les aseguro que me siento más feliz que nunca, sin dejar que las hormonas se apoderen de mi cuando siento tristeza o pensamientos negativos cambio de sintonía rápidamente. Si te atreves a soltar las creencias y  agradecer por esta bendición que es  la llegada de un bebe, puedes saborearlo al máximo, como todo en esta vida la visualización, tu lenguaje y  mente positiva tienen todo que ver con los acontecimientos de tu vida.

 

    Cuando llega él bebe, nos encanta comprar historias de las madres, abuelas y amigas, por supuesto «las historias mala» alergias, trasnochos, cólicos, la manera de dar pecho, tetero, lo que es malo y lo que nunca debes hacer y yo pregunto: donde está tu experiencia personal? te aseguro que también puede ser perfecto, claro que te costara adaptarte al cambio, pero como todo cambio si no presentas resistencia, fluye y ese fluir también empieza con tu mente y lenguaje, me asombro escuchar a madres decir que sus bebitos de meses o años son terrible o mal portados, si tú eres de estas madres déjame darte una noticia, no es tu bebe, eres tú, el trabajo, cambio o proceso es únicamente tuyo, así como le escuchas, tienes un gran recorrido de auto observación y cambios que realizar, pero poco a poco, por ahora recuerda que la palabra tiene poder y que tu bebe será y es todo aquello que afirmas y declaras, en su presencia o no, recuerda que el alma tiene ojos y así el no este cuando te expresas de él, eso que dices lo conviertes  en realidad, asume tu responsabilidad y empieza a disfrutar de ese ángel que es tu  maestro espiritual, cuidado con lo que dices y tus pensamientos, atrévete a preguntarte que debes cambiar tu para poder ver el cambio en él y por supuesto evalúa tus creencias y deja de comprar historias que no son tuyas, veras que el resultado, será esa perfección que ya eres, como siempre repito padres felices es igual a hijos felices.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.