Coherencia

 

coherencia2-en-las-imagenes

 

Muchas veces lo niños pueden presentar, comportamientos, actitudes, reacciones incluso adicciones (electrónicos, dulces, televisión) que no logras comprender,  estas conductas muchas veces son un reflejo de las incoherencias que pueden presentar  sus padres. Hay una parte de ti, que se muestra de una manera, pero , que no transmite tu verdadera esencia. Ser coherente es uno de los trabajos de introspección más grandes que debemos lograr, no solo como padres, sino como persona. Cuando eres incoherentes con lo que piensas, dices, sientes y haces, automaticamente se vera reflejada en tu éxito personal, financiero y sobre todo en nuestros hijos. Cuando dices a un niño que no pelee tanto, por ejemplo y tu estas peleando constantemente con tu propia vida, le pides que sea el mismo y tu estas guardando apariencias, relacionándote con gente que no te gusta solo por estándares sociales, cuando estas en la queja por tu trabajo y le dices que le debería de gustar el colegio, cuando estas con una pareja por conformismo y no por amor o querer estar. Todo absolutamente todas nuestras actitudes disociadas afectan directa o indirectamente a nuestro pequeños, como siempre digo el alma todo lo ve, estén presentes o no , ellos saben y sienten, si mientes, si riñes con tu esposo, si estas deprimido, enfermo o si ocultas algo. Las historias familiares ocultas también pueden causar incoherencia en tu vida, tus secretos y heridas no sanadas siempre se reflejaran de una o otra manera

coherencia-en-las-imagenes

     Siempre que un padre viene a una sesión de coaching a primera instancia señalara los comportamientos de sus hijos y como le molestan o hacen explotar, pero realmente el niño pequeño muchas veces  esta mostrando la falta de “Coherencia en los padres”  parejas que aparentan felicidad, cuando realmente no lo son, parejas que no son fieles , cuando tienen algún resentimiento, pero hablan de amor e incluso casos de personas muy religiosas que utilizan la religión para criticar o denigrar a los demás.

    Algo muy común que también pueden sentir nuestros hijos, es cuando ven tu relación laboral, para ellos es así de simple, escoges lo que te gustas y trabajas en ellos, pero, incoherentemente las personas suelen elegir sus trabajos o profesiones por los sueldos o las necesidades que tengan, pedir respeto cuando irrespetar todos los ritmos y tiempos de tus hijos, exigir orden cuando eres un desorden en tu vida, pedir comprensión, cuando no comprendes al prójimo. Podría pasar líneas hablando de las incoherencias mas comunes en un ámbito familiar, pero mi objetivo es que tu identifiques tus incoherencias y la manera en que lo que dices, y piensas no tiene nada que ver con lo que realmente haces.

    Los valores también se transmiten con la coherencia, no puedes hablar de lealtad cuando eres desleal, de amor cuando no te amas a ti mismo, de honestidad cuando les pides mentir, de integridad cuando estafas a otros, una vez más estos pequeños, pero grades maestros están aquí para decirnos, te estoy mostrando lo incoherente que eres, en resumidas cuentas mi popular frase: «No pidas a tus hijos que hagan algo que tu no haces».

¿Como Encontrar tu coherencia?

     Encontrar la coherencia en nosotros mismos y alinear nuestros pensamientos, palabras y acciones con lo que realmente somos, no es un proceso de un día a otro, pero sin duda se puede alcanzar y vivir una vida lo mas coherente posible.

  • Lo primero que debes tomar en cuenta para encontrar tu coherencia personal , es hacerte la pregunta : Lo que digo y hago se parece y esta en sintonía con lo que pienso?
  • Estar en Auto observación constante para comprobar si realmente las acciones que tomas reflejan lo que eres, lo que piensas y lo que dices, de no ser así, empezar a cambiar las acciones y que concuerden con tu estado de paz y bienestar, no con las mascaras que puedes haber creado en el pasado de «como quieres que te vean» o cumplir expectativas ajenas.
  • Ser tu mismo, vestir como te provoca, hablar desde tu corazón y no por repetición, indagar en ti y descubrir tus verdaderas pasiones para trabajar en base a ellas.
  • No hacer nada absolutamente nada que te quite tu paz. Antes de tomar cualquier decisión pregúntate: ¿Me da paz?
  • Ser fiel a tus valores y conceptos mentales sobre la vida, si crees que ser positivo genera circunstancias positivas en tu vida, no digas cosas negativas…Si crees que no esta bien tratar mal a un niño no lo hagas… Si crees que hacer trampa o falsificar algo es deshonesto, no lo hagas.
  • Trabaja tu niño interno, muchas veces dejamos de ser auténticos, porque algún acontecimiento de nuestra infancia nos marco o  creaste una  mascaras para sobrevivir a algún acontecimiento doloroso, solo sanando nuestro pasado , podemos descubrir quienes somos.

Coherencia cuando quiero decir Si o No

      Una de las incoherencias más comunes que comenten los padres, es decir SI cuando quieren decir NO o decir NO cuando quieren decir SI. Cuando eres un padres consciente no puedes dejar los SI y los NO al azar o según el humor con el cual amanezcas. Tus SI deben estar en concordancia con lo que realmente sientes (muchos ‘SI» los dejamos de decir por creencias, nuestros padres decían NO a eso que piden los niños  y repetimos sin indagar) y muchos «SI» son dichos por miedo a ser rechazados o ser los «malos de la película»

     En el caso de los «NO» muchos reflejan miedos no trabajados, otra veces simplemente dices que «NO» por interés personal o conveniencia  ( te da pereza llevarlo, volver a limpiar, lavar lo que llevan puesto, puesto,cocinarles otra cosa) Esto son solo ejemplos de los incoherentes que puedes ser al momento de decir SI o NO a tus niños.

Coherencia en la pareja.

     Este punto es muy importante, no puede criar mamá por un lado y papá por otro lado, siempre deben buscar tener conversaciones para llegar acuerdos sobre la manera de estableces criterios, no contradecirse delante de los niños y siempre tratar al niño en sintonía con la cultura que se llevara en casa (limites, normas, etc)

     Esta coherencia en pareja es un resultado automático de la coherencia personal, cuando encontremos alinearnos en sentimientos, pensamientos y acciones , nuestros hijos lo manifestaran así en su día a día, sus comportamientos también tendrán coherencia con su esencia y dejaran de mostrarnos esta gran lección de vida, por porsupuesto ahora pasaran a enseñarte otra, esto no acaba nunca, es su trabajo como hijos, conectarnos con la espiritualidad perdida.

     A partir de ahora y antes de querer lograr cualquier objetivo como persona o padre, antes detente a mirarte y entrar en el proceso de ser coherente.

  Huracán Harvey y el valor de la vida.

No sentia miedo, miraba a mi alrededor y veía caras de pánico en el super mercado, imaginaba que eran personas que habían pasado por esto antes, compre algo de comida, pero, nada comparado con los otros carritos, así iniciaron los días en casa, realmente lo que mas temía era quedarme sin luz y me preguntaba que haría con las niñas. Así empezó la travesía y los días de encierro, realmente me sorprendía que no paraba de llover ni un segundo, pero estaba serena y tranquila. Siempre he  compartido la teoría  de no mentirle a los niños, pero  también soy partidaria de dibujarles las cosas lo más positivo posible y lo que no es necesario que sepan mejor no decirlo (esto varia depende a la edad), entonces les dije que  la razón por la cual no salíamos de casa y no había clases, era porque estaba lloviendo mucho y no podíamos salir, sin alarmas, sin miedos, sin explicaciones muy profundas, ellas pasaron días felices, claro, con mamá y papá jugando y entreteniéndolas, inventando juegos, bailes y hasta bañándose en la lluvia, siempre he procurado en momentos difíciles que vean la vida tipo la reconocida película «La vida es bella»

Vengo de una familia con creencias y paradigmas muy alarmistas, las familias latinas solemos sentir más angustia y tenemos patrones de sufrimientos, esas creencias trato de soltarlas y tengo mis técnicas para hacerlo, entonces no sentía miedo, solo repetía mis oraciones y continuaba leyendo o sacándole provecho al encierro. Siempre evito las noticias de toda clase, pero, fue casi inevitable ver las redes sociales y darme cuanta que no todos estaban pasándola tan tranquilos como yo, el desastre se apoderaba de la ciudad, inundaciones y gente cercana a mi fueron evacuados de sus casas, ver el sufrimientos de otros y como debían desprenderse de sus casas, carros y bienes materiales, me hizo reflexionar…Ya una vez lo deje todo (material) para emigrar, si me tocara salir de emergencia que llevaría conmigo? que juguete de las niñas podría llevarme? y que de mis pertenencias tenían mas valor?  de pronto me dije: Eso es apego, y hace años vengo trabajando el apego emocional y material, después de todo, hay tiempo para recuperar todo, mi mamá decía que cuando perdemos algo siempre recuperamos el doble o algo mejor, con el tiempo he comprobado que es cierto. El universo se encargo de limpiar y arrancarle todo de golpe a algunas familias, pero, puede ser una gran oportunidad para valorar lo que realmente tiene sentido «la vida» estar vivos es un regalo que no debemos tomar a la ligera y tomar este huracán como un sacudón en nuestras vidas podria ser un gran comienzo, entonces, empezamos de nuevo? La madre tierra a la cual, tal como leí en estos dias hemos maltratado consciente o inconscientemente, nos esta diciendo que es momento de resetear nuestras vidas, prioridades y expectativas del buen vivir, en todo el sentido de la palabra y poniendo el foco en  lo espiritual . Gracias Tierra, gracias Universo, hoy es un nuevo día y como decían mis abuelos después de la tormenta viene la calma.

Mi niño no es «normal»

Puede que los maestros, vecinos, amigos y hasta los abuelos etiqueten o juzgue a tu hijo por algunos comportamiento o conductas, pero tu como mamá o papá tienes la misión y responsabilidad de siempre ver la luz que hay en ellos. Todos los seres humanos venimos con una misión a este mundo y digan lo que digan tú hijo tiene una maravillosa, pero cuando sus padres dejan de confiar y de ver esa luz, puede que se apague, los mediquen, excluyan o lo etiqueten para siempre. Casi a diario escucho historias reales de madres que relatan episodios donde todos juzgaban a sus hijos por dichos comportamientos y esas madres hicieron un stop, no escucharon las voces externas y escucharon sus corazones, sabían que todo estaría bien si seguían sus instintos y finalmente el tiempo y esa confianza en sus propios hijos resulto ser recíproca y alentadora para que el niño demostrara quien era realmente. vivimos en una sociedad en la que si los niños no cumplen con los estacares irreales de las etapas según la edad (hablar, control de esfínteres, hablar, caminar, mudar dientes) inmediatamente son señalados con el popular: «Eso no es normal»  siempre insisto con el ¿normal para quién? no hay que ser muy culto para darnos cuenta que a lo largo de la historia los grandes inventores o personajes ilustres no se veían «normales» pero por una u otra circunstancias finalmente pudieron desarrollar sus potencialidades, siempre alguien vio más allá y que bonito seria que tú como mamá o papá seas quien siempre veas esa luz. Si quizás tenga algún diagnóstico y no funciona con la evolución «normal» pero eso no les quita ni lo especial que pueden ser para ti o para el mundo, incluso el aprendizaje que trae para ti  y la grandeza de ese ser no será menos que la de los demás. Su amor será igual o más puro y su misión será ser feliz, no seguir los estándares comerciales (ir al colegio, graduarse, un buen trabajo, casarse y tener hijo) Lo primero que como padres debemos entender, procesar y asimilar es que esto no son más que creencias y que no se necesita cumplir con esos estándares para realmente ser feliz, no sé tú, pero en lo personal conozco mucha gente con todo eso que dicta la sociedad y son realmente infelices e incompletos. Así que continúa confiando en tu instinto, voltea el observador hacia ti antes de juzgar a tu niño y mantén la confianza de  que como ser natural y evolutivo va logran lo que necesite para ser feliz a su ritmo y a su tiempo.

 

PADRES CONSCIENTES.

Los tiempos han cambiado y todo evoluciona, lo que tu fuiste a la edad de tus hijos no es ni la sombra de lo que ellos son, entonces, que nos hace pensar que como padres no tenemos la responsabilidad de evolucionar, y no se trata de querer hacerlo perfecto o mejor que otras mamás, se trata de hacer consciencia y ser responsables de lo que nos corresponde, eso que nos corresponde va mas allá de ese amor incondicional que todos tenemos por nuestros hijos, el darnos cuenta que nuestras emociones afectan su devenir,  por esta razón es fundamental cortar con esas cadenas generacionales de sufrimiento y estar disponibles para ellos, si me observo me transformo y sin me transformo trasciendo, cuando me miro soy capaz de darme cuenta porque reacciono de alguna manera o porque aquello que hacen nuestros hijos me molesta tanto, recuerda siempre eres tu no el otro y para que mi niño cambie algún comportamiento es necesario indagar de donde viene y si es un síntoma de su entorno o de las emociones de sus padres . Cada día me detengo a observar con detenimiento actitudes de mis hijas y al reconocer que son reflejo de lo que calla mi interior o que manifiestan o repiten comportamientos de mi infancia, son espejo y reflejo de lo que me cuesta ver en mi, esa es mi manera de  crear consciencia y buscar la espiritualidad necesaria para perdonar, dejarlo ir y reconocer que soy yo quien debe sanar.

 Parece un gran reto criar niños felices, pero el enfoque debe ser cambiado y en vez de criar desde mis expectativas, criar desde el amor, compasión y el nivel de consciencia que me impulsa a despertar cada día y ver la vida con los lentes azules, el vaso medio lleno o simplemente elegir el nivel vibraciones donde quiero estar, al fin y al cabo es nuestra elección ver la crianza como una experiencia de crecimiento maravillosa o verla como un problema, agobio o sacrificado, así que, ante de comprar ideas de la crianza perfecta o de como debes criar, primero realiza el trabajo personal de indagar como estuvo la tuya  y mirar en tu interior para centrarte en la verdadera raíz de esto que la vida en forma de hijo hoy te presenta.

Reencontrarnos

Mami Coach: Reencontrarnos  Mi hija de 5 años (valeria) le pregunto a su papa: Papi cuando eras chiquito querías trabajar en lo que trabajas ahora? …

Mi hija de 5 años (valeria) le preguntó a su papa: Papi cuando eras chiquito querías trabajar en lo que trabajas ahora? Wuao pensé! pregunta de coach jajajaja, me quede analizando, en que importante puede ser esa respuesta para ella, ella sueña con ser muchas cosas relacionada con el arte, pero sobre todo sueña con trabajar en lo que le apasiona, ver el trabajo como diversión significa que amas lo que haces, sin embargo, nos empeñamos en trabajar en lo que de mas dinero, así no nos guste. «acotación»  hablo de trabajo y no de profesión, porque como padres emigrantes la profesión paso a ser solo un diploma, en mi caso particular nunca he dejado de comunicar, pero no es el caso de la mayoría. Es que muchas veces adquirimos títulos como si describieran quienes somos, pero,  sabes quien eres? lo que eres esta relacionado con tu propósito en la vida? Tantos NO, tantos filtros, tantos regaños, tantas heridas, tantas creencias no bloquearon y nos perdieron de nuestro verdadero SER. Reencontrarnos o encontrar el camino a casa, a quien soy verdaderamente, sin capas, ni mascaras, podría costarnos largas horas de auto observación , terapias, psicólogos o coach. Nuestra responsabilidad como padres es fomentar las pasiones de nuestros hijos, para que ellos no se pierdan. Pero, es necesario encontrar nuestro propósito? la respuesta es Si, es necesario para sentirse pleno, realizado, feliz, sin nuestro propósito las circunstancias dejan de tener sentido. Es necesario como padre Reencontrarme? SI recuerda padres felices = Hijos felices.

Sobrevivir a las vacaciones escolares.

Para ser sincera antes de que empezaran las vacaciones escolares sentí cierta preocupación, porque, sabía que era sinónimo de parar el ritmo de trabajo, aunque no cumplo horarios, el tiempo de productividad para mi emprendimiento seria reducido con las niñas en casa, esas noches en mis conversaciones internas, me di cuenta que eso que temía (el pasar 24 por 24 con las niñas) era lo que hizo que surgiera mami coach, mi pasión por ser madre y mis ganas de hacerlo diferente, romper creencias limitante y evitar repetir patrones, entonces decidí voltear la tortilla y disfrutar de tres meses maravillosos con mis hijas, además es un alivio para mí porque,  siempre me siento amenazada por la manera de educar de las colegios convencionales y estos tres meses serán libres, puedo dormir hasta más tarde y no tendré que estarlas forzando a cumplir expectativas de horarios con el «apúrense». Cuando estamos en un estado de constante  queja: Me quejo si están o me quejo si no están , automáticamente y energéticamente estoy colocando una barrera y me estoy predisponiendo a disfrutar de cada momento, hay momentos de mucho trabajo en los que comparto menos o por ratos con ellas, pero que suerte que puedo compartir todo el día

En sus vacaciones, realmente nos hemos divertido muchísimo y ahora no quiero que se acaben. De esto se trata voltear la tortilla, las mamás que están trabajando todo el día, aun mientras sus hijos están en vacaciones sienten culpa y las que están en casa también la sienten. Como mamás debemos dejar de ser tan duras con nosotras mismas, si disfrutamos y nos alejamos de la necesidad de controlar las situaciones y lo que estamos viviendo en este momento, aceptar lo que nos toca, si estás trabajando para seguir con tus metas profesional disfrútalo y si estas en casa con los niños también disfrútalo, has lo que realmente te haga feliz, a la final la experiencia y como ellos reciben la situación tiene que ver con tu emocionalidad y el deleite que tú le das a cada momento. Recuerda padres felices = Hijos felices.

Dejar ser, sin Dejar de Ser.

Siempre he sido fiel promotora de  la idea de dejar «SER» a nuestros niños, dejarlos explorar, vivir sus experiencias, saltar, hablar, etc. Indagar si los «No» que les damos son porque realmente atenta contra nuestros niños o porque estamos siguiendo creencias, patrones o por nuestra propia comodidad. Venimos arrastrando una crianza de patriarcado donde existe un jefe y sus súbditos, relaciones verticales y no horizontales, lo que nos hace creer que estamos por encima de nuestros hijos.

Uno de los principales elementos para dejar «SER» es dejar de lado la creencia de que los niños deben obedecer y hacer lo que sus padres digan, sin importar sus verdaderas opiniones y desarrollo de su personalidad. Dejar «SER» es dejar que el niño llore si quiere llorar, grite si quiere gritar, corra si quiere correr, patalee si quiere patalear, muy al contrario de pensar que solo deben tener estos comportamientos cuando les damos permiso para hacerlos. Como dice Loris Malaguzzi » Los niños tienen 100 lenguaje y le quitamos 99″ Así es, sin darnos cuentas queremos callar ese «SER» para que sea como nuestras expectativas lo visualizan o como el «común» o lo que creemos son los niños «normales”, cuando la realidad es que tu niño es un SER único, exclusivo y maravilloso con un gran mensaje para ti y para este mundo.

 

Por otra parte el dejar «SER» no significa dejar de ser guías, contenedores y coach de nuestros hijos, una cosa es  dejar ser y otra dejar hacer lo que sea cuando sea, lo cual es también una forma de violencia, un ejemplo muy personal, es mi afán y auto-observación constante por dejar «SER» a mis hijas, pero con consciencia de que no significa que las dejo que coman el dulce que quieran cuando quieran , porque eso afectaría su salud, jugar con cuchillos, porque atenta con sus vidas, maltratarse entre ellas o lo que tanto está afectando la psique de nuestros pequeños, dejarlas estar en la Tablet o teléfonos todo el día. Es decir, preservar todo lo que tiene que ver con su integridad y salud, siempre serán guiadas por mí o un adulto. Pero el reto es realmente explorar si estamos sobre protegiendo o estamos siendo contenedores para evitar algo que atente contra ellos. La clave está en  encontrar balance, la posibilidad de soltar y saber que son niños y es normal que coman dulces de vez en cuando, aunque tengamos hábitos saludables en casa, o aceptar que es normal que peguen a sus hermanos o amigos (si están dentro de esa etapa evolutiva) que son niños de esta generación y es inevitable sus cercanía  y contacto con Tablet y tecnología,  pero sin excederse, para no afectar su creatividad y supervisando los contenidos de acuerdo a su edad. Como padres siempre debemos  explicar razones sin reprimir su espíritu libre y así dejarlos SER si Dejar de ser sus guías espirituales.

Crianza alternativa.

 Existen varios métodos de crianzas e incluso cada mamá se identifica con algunos en particular o simplemente agarra lo mejor de cada uno para ejercer su rol. Particularmente creo en crianzas alternativas a la convencional, más que alternativas supongo que es evolución, todo ha evolucionado y los niños  de ahora no son ni parecidos a los niños que fuimos, entonces, porque pensar que la crianza no debería de avanzar y desplazar a la utilizada por nuestros padres. Nuestros padres hicieron lo mejor que pudieron desde lo sabían, pero nosotros estamos en tiempos donde sabemos que nuestro crecimiento espiritual y personal hará la diferencia no solo en nosotros, sino también en nuestros hijos. Cuando logramos encontrarnos, con lo que realmente somos, nuestras sombras, nuestra luz, es decir hacernos cargos de las heridas, patrones y creencias que venimos heredando y arrastrando de generación en generación, realmente lograremos la conexión emocional que todo padre desea tener con sus hijos. Nunca seremos padres perfectos, ni ellos serán hijos perfectos, pero sus comportamientos, actitudes y etapas madurativas sin duda estarán más alineadas con lo que su verdadero Ser. No hay fórmulas mágicas para criar, ni pasos  que podamos seguir, lo realmente importante siempre será el instinto materno, pero el verdadero instinto, ese que está ahí una vez que nos observamos, desnudamos nuestro ego, sanamos  y nos despojamos  de nuestros filtros y creencias, es justo ahí  donde domina el corazón y no la razón .

Desde esa madre que se reconoce, se ama, se respeta y está lista para amar se puede aplicar  las diversas crianzas como la crianza respetuosa, crianza consciente, crianza natural y  crianza creativa, para aplicar cualquiera de estas formas de crianzas es necesario antes un trabajo personal, no es solo cuestión de decidir  criar desde una o desde la otra, criar sin violencia (visible o invisible) requiere de verse, perdonar, soltar  y tener una mirada crítica ante lo que conocíamos como la manera correcta de criar a un niño. Después de todo recuerda que como padres no podemos dar lo que no tenemos y para tener hijos sanos y felices, primero debemos ser felices nosotros mismos, recuerda:

Padres felices = hijos felices.

¿Coaching para Padres?

Sabemos que no existen padres perfectos y que nuestros hijos no traen un manual bajo el brazo cuando nacen, pero,  actualmente existen muchísimas herramientas e información que nos pueden acercar a ser mejores padres.

El Coaching para padres, que no es más que coaching ontológico aplicado en los padres, es una herramienta muy valiosa para convertirnos en esos padres que queremos. En mi preparación como Coach Ontológico, cuando realizábamos las prácticas pude  observar como la mayoría de nuestros quiebres personales, surgen de la manera  como fuimos criados, frases, paradigmas y creencias que nos repetían a diario y sobre todo lo que nuestros padres decían de nosotros. El Coaching ontológico se convirtió en mi filosofía de vida y empecé a tener una auto observación constante de mis palabras, movimientos y pensamientos en la crianza de mi hija mayor. Al lograr grandes pasos y desplazamientos en mi vida, trabajando el perdón y la compasión ante la crianza y heridas que me pudieron causar mis padres conscientes o inconscientemente, quienes estoy segura hicieron lo mejor que pudieron desde lo que sabían. Sin duda la calidad de tiempo, contención, acercamiento, juegos y apego con mi bebe eran más fluidos, amorosos y sin tantas expectativas absurdas de su comportamiento o conductas.     A veces no es cuestión de voluntad, decimos no quiero pegarles más a los niños, ni gritarles, quiero tenerles paciencias, pero si no sanas tus heridas, sueltas creencias que te limitan y enfrentas tus procesos difícilmente podrás dar la crianza respetuosa que tus hijos merecen.

 

A través del coaching tenemos la posibilidad de realizar auto observaciones constantes, mi misión como coach es acompañar a los padres de forma respetuosa a través de una conversación guiada por preguntas y así iniciar  un proceso de indagación, donde el consultante se convertirá en un observador diferente, logrará desafiar juicio, creencias, y podrá decidir tomar acciones distintas. Al surgir un cambio o desplazamiento en los padres inmediatamente verán resultados efectivos en sus hijos, es decir si  los padres están emocionalmente sanos, coherentes y felices, esto se reflejará en sus niños. Cuando te encuentras en encrucijadas, dificultades y tensiones con el comportamiento o conductas de tus hijos, es tu responsabilidad hacerte preguntas e indagar en ti, solo así encontraras respuestas y poco a poco serán los  padres amorosos, compasivos, llenos de paciencia y capaces de guiar, motivar, educar sin violencia y ser el coach de tus propios hijos.